Artículos VOLVER

La columna de Ramón: Laprida y el Poema conjetural de Borges

(Escribe Dr. Ramón Suasnabar) Pidiendo diculpas a los amigos por el atraso, pero estamos de vuelta, hoy es nuestro día de la Independencia, así que vamos a tratar de acercar la humanidad del Presidente del Congreso de Tucumán.

¿Quién era Narciso Laprida? Fue congresista del congreso en Santiago donde se encontraba estudiando luego que terminara sus estudios en Buenos Aires, pertenecía a  la burguesía acomodada de San Juan. Fue elegido como diputado por san juan al congreso de Tucumán, y allí le tocó ser presidente de la sesión donde se declaró la independencia de la Patria.

Hasta aquí es lo que sabemos, pero en el año 1943, un descendiente (bah, muy lejano) Jorge Luis Borges escribe un poema donde imagina su muerte  en manos del general Aldao, novelada porque lo único cierto es la muerte de Don Narciso.

Lo cierto es que don Jorge Luis Borges (un grande si los hay) cuenta en su poema conjetural una muerte que no fue así, pero el jamás negó que solo era la forma poética de describir los sentimientos ante la muerte; otro prohombre de las ideas liberales fue don Domingo Faustino Sarmiento ( que nunca fue Domingo si no Valentín y su apellido era Quiroga) también noveló la vida de Aldao pintándolo como un asesino sin piedad, sin embargo el asesinato de Laprida ocurrió luego que el gobernador usurpador de Mendoza -Moyano se llamaba-, asesinara al enviado de Aldao (su hermano).

Todo esto era para contar como se entrelazan la vida y la muerte de nuestros próceres, algunos no tan próceres y otros no tan malvados. Será que la grieta nació con nosotros: Laprida era antecesor de Sarmiento, quien era Quiroga, familia de los Esquivel que eran parientes de Aldao y así sucesivamente, ¿no será hora de pensar que al fin y al cabo somos pocos y nos conocemos muchos?

Hasta la semana que viene, la grieta la cerramos con puentes o se cubre de cadáveres, y acuérdense amigos OJO por OJO, ciega a la humanidad.

APORTA TU PENSAMIENTO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.