Artículos VOLVER

Lunghi: "No le tengo miedo al voto"

Miguel Lunghi lanzó su candidatura en un acto dominado por la presencia de la juventud radical. El lanzamiento ocurrió "dieciséis años después de aquella noche mágica", evocó el intendente respecto a la elección de 2003 que ganó por apenas 283 votos. También, elípticamente, se refirió a su rival en las PASO, Marcos Nicolini: "No le tengo miedo al voto", advirtió.

El acto se desapegó de las liturgias atávicas del lunghismo: no tuvo la locución de María Inés Mazza (presente, pero sin micrófono), ni actuó como maestro de ceremonias Julio Elichiribehtey, quien ocupó un inadvertido lugar al fondo del salón, no habló el presidente del comité ni apareció la tradición de Stany al mando del sonido. No sonó la marcha radical. No hubo oradores de trayectoria política en el comité de calle Alem. Fue la juventud que ocupó el centro de la escena y la que tomó la palabra en boca de cinco referentes para pedirle a Miguel Lunghi que acepte el reto de intentar un quinto mandato. Tampoco hubo empanadas ni pizzas. Las sillas quedaron reservadas para la gente mayor, pero el público que colmó el comité lo hizo de pie y en medio de una gran euforia, al son de los bombos y los cánticos de los jóvenes radicales.

Ese fue el concepto del acto titulado "Encuentro con Miguel" donde finalmente Lunghi lanzó su candidatura en un discurso donde privó más el factor emocional frente al acontecimiento: el intendente encara lo que seguramente será su última campaña electoral con un matiz nada menor respecto a las anteriores. Deberá enfrentar en las PASO a un contrincante interno. En ese punto Lunghi evocó todas sus batallas políticas, las que ganó y las que perdió en las urnas. "La Unión Cívica radical siempre fue garante de la democracia. No le tengo miedo a los votos. Voy hacia las PASO con la convicción de todos ustedes", dijo en un momento. También se guardó un lugar para el futuro: "Si los tandilenses nos acompañan estaremos el 4 de abril de 2023 parados al pie del brigadier Martín Rodríguez para anunciar que tenemos la mejor ciudad intermedia del país".

Había en el aire del comité radical la atmósfera de vísperas de una campaña que será corta, intensa y en dos tramos: la primera carrera es hacia las PASO. El radicalismo hace 16 años que no tiene internas. Habrá que cómo se resuelve esta suerte de prolongada abstinencia para un partido con una fuerte tendencia al internismo. Pero si algo garantizó Lunghi en sus actos previos y en su discurso de anoche es que los cargos se ganan con los votos, y que son los votos quienes deciden la historia. Resta saber qué grado de crudeza expresarán los candidatos en la tribuna y en los medios. El segundo tramo tiene como fin de la travesía el mes de octubre. Falta una eternidad para eso. El intendente anoche también le dejó un guiño a la gobernadora Vidal, señalando que los 150 millones de pesos con que están pavimentando Tandil habían llegado de La Plata. 

Motivado por la competencia que lo desafía y empujado por una juventud que le prometió recorrer la ciudad puerta a puerta durante la campaña, el pediatra radical dio anoche el primer paso hacia su sueño del Tandil del Bicentenario: "Por las obras para Tandil y por ustedes acepto la candidatura", dijo como cierre del discurso. El candidato de las mil batallas está otra vez en la cancha, ese lugar donde se ven los pingos.

APORTA TU PENSAMIENTO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.