Artículos VOLVER

Y pronto no la veremos más...

La hermosa casona que perteneció a la familia Loustau será demolida en breve. Sobre calle Belgrano habrá de levantarse un nuevo edificio.

Tiene cien años y había entrado en un proceso de previsible deterioro, pero su fachada aún conserva el estilo de aquellas casas señoriales, espaciosas y con un gran fondo, típico de ciertas propiedades de antaño que solían ocupar el pulmón de manzana.

Es precisamente por la generosidad del terreno en cuestión que permite lo que será la forma del futuro inminente para ese lugar del pequeño mundo local con dirección en calle Belgrano a pasitos de Chacabuco un edificio con "exclusivas unidades de alta gama de 88 metros2 cubiertos y 13 metros2 semicubiertos", con "dos dormitorios, uno de ellos en suite, dos cocheras y una baulera por unidad", tal como reza el texto de la gigantografía que pende sobre la pared medianera del inmueble. La iniciativa comercial se presenta bajo el nombre de "Fideicomiso al costo", y una fotografía revela la imagen de una torre de diez pisos que se levantará sobre los restos mortales de la vivienda de calle Belgrano.

La familia Loustau vivió 64 años en la casona. La compró el padre de Juan Domingo "Tati" Loustau, y fue ocupada por la familia hasta el fallecimiento de la madre del conocido dirigente del radicalismo lugareño. Tras este episodio la casa fue puesta en alquiler y venta, pero ninguna de estas opciones prosperó, hasta que apareció el proyecto de fideicomiso de las inmobiliarias de Alewarts y Favre que finalmente terminará con la demolición de la vivienda y un nuevo edificio en ciernes, tal como viene ocurriendo con algo más de cincuenta casonas antiguas ubicadas en el centro de la ciudad: entre los quebrantos por el paso del tiempo y las nuevas tendencias edilicias que cifran el desarrollo de la ciudad en la altura terminan por escribir el último capítulo de aquellas viviendas señoriales. Son las que lentamente han comenzado a desaparecer de las postales del Tandil de los años felices.

APORTA TU PENSAMIENTO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.