Historias VOLVER

Escrache y recuerdos...

Una cartulina pegada en la ventana de una vivienda de calle Alberdi 485 llamó la atención por la historia que el texto deslizaba. 

Decía el escritor Ricardo Piglia que la ciudad era una máquina de crear relatos, y que son historias que a menudo se desconocen o permanecen en un plano oculto, fuera de lo que oficialmente se establece como la trama de las noticias, esos hechos que circulan horizontalmente en la información en medios y redes.

Sin embargo, como suele ocurrir, los relatos de mayor hondura y complejidad, los que admiten incluso varias historias dentro de la misma trama, a veces terminan por salir a la superficie sin filtro, de puño y letra. Es lo que hoy ocurrió, al menos parcialmente, cuando una mano anónima -el texto no lleva firma- le recordó a los moradores de esa casa de la calle Alberdi 485 lo que tal vez los moradores no quieren evocar: una historia donde hay un muerto, tal vez un ilícito y una deuda que tendría que ver con el legado emocional del muerto, la inmaterialidad de sus recuerdos: su sonrisa, su mirada, signos de una viva vivida que quedaron guardados en el disco duro de una computadora. Una historia que por lo demás ya lleva tres años sin resolverse.

Así se desprende de la lectura de la cartulina que amaneció pagada al vidrio de la ventana de la casa. El texto dice así: "No queremos escracharte, tampoco denunciarte, sólo que te pongas en nuestro lugar así como nosotros intentamos ponernos en el tuyo. Sabemos que hoy en día las cosas están difíciles y ustedes seguro no están pasando un buen momento. Por otras razones nosotros tampoco. Hace casi tres años mi hermanito falleció. Su voz, su risa, su mirada, un tesoro quedó guardado en las compus que se llevaron. No pedimos que devuelvan todo, solo queremos las compus, pero por favor pónganse en nuestro lugar. Pueden dejarlas acá en la ventana a la madrugada sin que los vean o en cualquier otro lugar con la dirección de mi casa".

Hasta el mediodía de hoy el cartel continuaba pegado en la ventana de la vivienda. Es dable inferir que, a esta altura, los dueños de la vivienda ya deben haberlo retirado. Pero la historia sigue presente.

APORTA TU PENSAMIENTO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Últimas noticias

Artículos

Benicio y las pérdidas

20/08/2019

leer mas

Artículos

Que nunca les falte

18/08/2019

leer mas